Conduccion de Tomate

Conducción y Cuidado del Tomate
conduccion de tomates cuidado de tomates poda de tomates

CUIDADO DE LOS TOMATES

Si usted es como la mayoría de los cultivadores, hay que tener cuidado de los tomates ya que es uno de los cultivos más importantes. Ya sea porque gana más dinero de ellos o porque sus clientes los demandan. Este cultivo esencial merece un tratamiento especial para mejorar el sabor, la apariencia y el rendimiento. La manera más adecuada para mejorar sus tomates es podarlos y entrenarlos. Descubra el por qué.

Poda de tomates


En primer lugar, tenga en cuenta que esta información se aplica sólo a variedades de tomate indeterminadas. Los determinantes no deben ser podados, pues la poda reducirá el rendimiento.

Los indeterminados, sin embargo, crecerán hasta que mueran por heladas, dividiendo siempre su energía entre crecimiento vegetativo y producción de fruta. La poda adecuada reduce el crecimiento vegetativo al mínimo requerido para la salud de las plantas, aumentando así la energía disponible para la floración y la fructificación. Los tomates podados producen frutas más grandes que maduran antes, a veces en hasta dos semanas. La poda también ayuda a prevenir las enfermedades foliares, pues reduce el apiñamiento y el contacto de las hojas. Demasiada poda, sin embargo, puede resultar en frutas con quemaduras solares y la putrefacción final de la flor.

malla-hortomallas-para-el-cuidado-y-la-conduccion-de-tomates

Los tomates indeterminados son plantas trepadoras, con muchas ramas. La poda reduce el número de ramas a una, dos o varias ramas principales o “líderes” que idealmente tendrán el mismo tamaño. Ello se logra mediante la eliminación de brotes laterales o “retoños” que crecen en las axilas de las hojas entre las hojas y el tallo.

Así es como se hace:

Si desea un solo líder, retire todas las hojas y brotes laterales debajo del primer racimo de flores. A medida que la planta crece, continúe eliminando todos los retoños de las axilas de las hojas.
Si desea dos líderes, que a menudo se recomienda en caso de que el tallo principal está dañado, dejar un brote directamente debajo del primer racimo de flores. Pode todos los otros retoños que crecen en ambos tallos.


Para las plantas con tres o cuatro líderes, deje el primero o dos brotes por encima del primer racimo de flores. Después de eso, proceda apodar todos los nuevos chupones.

Los lechones se deben quitar cuando alcanzan 2 ó 3 pulgadas (6 a 9 cm) de largo. En la mayoría de los casos, se romperán al ser doblados. Si la planta está marchita pueden necesitar ser podados apagado con pinzas de jardinería o una cuchilla. La poda debe hacerse cada semana o 10 días para adelantarse al desarrollo del brotes. Si se descuida esta tarea y los brotes se extienden demasiado, deberá pellizcar o cortar su punta, dejando unas pocas hojas atrás, en lugar de tratar de eliminar enteramente la rama. Ello crearía una herida cerca del tallo principal, haciéndolo más vulnerable a enfermedades.

Sistemas de Conducción de Tomates

malla-para-el-tutoramiento-y-la-conduccion-de-los-cultivos-de-tomates-hortomallas


Las opiniones varían acerca de la mejor manera de podar y entrenar o tutorar plantas de tomates indeterminados. Existen cuatro estrategias usadas principalmente por los productores comerciales:

La dispersión o cultivo de tierra, no implica poda ni tutorado. Las plantas se dejan crecer en el suelo o en mantillo de plástico.

Los sistemas de jaulas, que implican la poda de las plantas a tres o cuatro líderes y confinándolos dentro de una jaula.

Estaca y malla o tejido de césped, que requiere que las plantas sean podadas a una o dos viñas, y apoyadas por un cordel entre las estacas a cada lado de cada planta de tomate.

Los sistemas de enrejado requieren que las plantas sean podadas a dos líderes, que están atados a la cuerda que cuelga de un alambre estirado por encima.

Cada uno de estos sistemas de conducción de tomates tiene ventajas y desventajas. Los investigadores del estado de Oklahoma compararon los cuatro sistemas y encontraron que el cultivo del enrejado, con las plantas podadas a dos líderes, produjo los tomates más pronto, más grandes y con el mejor control de plagas. Sin embargo, el agrietamiento de la fruta y las quemaduras solares fueron problemáticos. La producción en jaulas dio como resultado un mayor rendimiento comercializable, pero se clasificó como menor en la precocidad, el tamaño de la fruta, el agrietamiento, la podredumbre de las frutas y el control de plagas. El cultivo simple en tierra fue la peor en casi todas las medidas. El sistema que ofreció el mejor equilibrio entre rendimiento y calidad fue el de estada y malla, a la vez que ofreció el mejor sistema de conducción de tomates.

cuidado de los tomates

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *